Mañana de Yamadori

Cuando hablamos de Yamadori, hablamos de la recogida de arboles en la naturaleza. Unos arboles que por diferentes circunstancias poseen extraordinarias cualidades para ser utilizados para crear bonsáis.

Este es un tema no exento de polémica, ya que se encuentras muchos casos en los que personas recogen arboles de zonas protegidas o prohibidas. Desde nuestra Asociación siempre hemos tenido claro que este tipo de actividades no puede realizarse de esta forma, ya que aparte de ser perjudiciales para el medio ambiente, en muchos casos reducen el número de ejemplares de arboles en muchas zonas. Y todo esto sin tener en cuenta la fama que podemos llegar a adquirir los aficionados al bonsai por hacerlo de esta forma.

Yamadori 4

Pero este tipo de problemas es facil de solucionarlo. Simplemente hay que pedir permiso si vamos a recuperar arboles de una zona que no nos pertenece. En nuestro caso fuimos a una arboleda en la Vega de Granada que iba a ser cortada para triturar toda la madera y hacer pellets.

Muchos son los metodos para realizar un recuperación de ejemplares de manera correcta. Aquí dejamos una standard y sencilla que podrías servir a cualquiera

 

Los pasos para poder realizar correctamente una recuperación de un arbol para un futuro bonsai son:

  1. 1. El primer paso consiste en excavar cuidadosamente alrededor del árbol con una pala, teniendo cuidado de no dañar su sistema radicular.
  2. Levantar cuidadosamente el árbol y ponerlo sobre hojas de papel (preferiblemente mojadas). Pulverizar agua para remojar el cepellón del árbol recuperado y enrollar las hojas alrededor del sistema radicular para evitar que el árbol se seque. Con la ayuda de trapos o plástico y cuerdas envolver el cepellón para evitar que se deshaga. El árbol debe ser plantado en maceta tan pronto como sea posible una vez que lleguemos a casa.
  3. Recoger parte de la mezcla original del suelo de donde se ha cavado y sacado el árbol. Será utilizado para preparar la mezcla de tierra en la que posteriormente se plantará el árbol.
  4. Elegir una maceta bastante grande con suficientes agujeros de drenaje y llenarla hasta ¼ de su capacidad con una mezcla de grava y akadama en una proporción de ½ a ½. Preparar los alambres para fijar adecuadamente el árbol recuperado a la maceta.
  5. Desenrollar cuidadosamente el cepellón quitando finalmente las hojas de papel de alrededor de las raíces. Con una herramienta afilada sanear cualquier rotura o corte basto en las raíces y meta el árbol en su contenedor. Fíjarlo con la ayuda de los alambres, añadir la tierra original recogida y mezclarla con akadama en una proporción ½ a ½ y asegurarse de rellenar los huecos que pudieran quedar.
  6. Finalmente regar con agua abundantemente llevando cuidado de no remover demasiado la superficie de la tierra; para evitarlo emplear una regadera con una boquilla muy fina.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s